Nuestra historia seguramente no deje indiferente a nadie, es más, ha arrancado más de una carcajada y no es para menos. Una australiana y un manchego se conocen haciendo surf en Asturias, y claro si de eso hace ya unos años, no hace falta ser vidente para adivinar cómo continúa la historia. De ciencia ficción, ¿verdad?

A eso hay que sumarle idas y venidas entre Madrid, Alicante y Albacete, días enteros transcurridos en coches y trenes, 3 mudanzas y 3 hogares diferentes, y mucha, mucha ilusión. 

Durante este tiempo hemos comprendido lo felices que somos teniendo el mar cerca en nuestra vida. Pero oye, es que además descubrimos que un grupo de científicos había constatado que estar cerca del mar activaba el estado de felicidad, ¡tan fácil como eso!

Y en ese momento, nos preguntamos si ese estado de felicidad podría de alguna manera colarse en todos los hogares. Si la vida es mejor cerca del mar, ¿por qué no tener una parte de él en casa? 

Así nació Saline: una marca especial, con mucho salitre, que nació de la necesidad de celebrar las pequeñas y grandes cosas.

Porque tenemos la intención de que la brisa marina pueda colarse en todos los hogares. Porque nos gusta pensar que puede haber veranos que duren todo el año. Porque tenemos ganas de compartir contigo nuestro trocito de mar. 


Saline, hogares saben a mar

 

Valoramos los oficios artesanos de siempre

Hemos recurrido a esas fábricas que desde hace años trabajan por hacer de nuestro menaje algo especial, y les hemos propuesto el reto de introducir una visión presente y futura.Nos hemos tomado nuestro tiempo para diseñar junto a ellos, para debatir y para crear.

Todos nuestros productos están hechos con amor y con materiales de gran calidad, lo que permitirá que puedas disfrutarlos toda una vida.

 

Cuidamos de tu hogar y del de todos

Como buenos amantes del mar y de nuestro planeta, nos hemos propuesto cuidar de él, aunque se podría decir que somos unos eco-principiantes. Hemos trabajado duramente para que nuestros productos se fabriquen de la forma más ética y sostenible posible, además, nuestro packaging huye de materiales como el plástico y utiliza materiales reutilizados para garantizar un impacto medio ambiental responsable.

Estamos seguros de que nos queda mucho camino por recorrer, pero confiamos en que nuestras ganas de hacer las cosas de un modo distinto y vuestro empuje nos permitirán llegar a ser 100% sostenibles.

 

Reivindicamos lo de aquí

España es un país maravilloso, y eso es algo que siempre hemos tenido muy claro. Su gastronomía, su clima, sus tradiciones, sus playas… ¡su gente! Teníamos claro que nuestros productos debían respirar “hecho en España” por los cuatro costados. Y es que no hay lugar mejor donde artesanía y autenticidad se encuentran.

Pero para que engañarnos, nuestro país vecino, también tiene cosas estupendas y su cerámica de gran tradición junto a sus artesanos cuberteros nos han cautivado. Por ello, hemos optado porque nuestra producción sea 100% hecha en la Península Ibérica.